Coronavirus y Cáncer

¿Qué es el coronavirus y el COVID-19?

Los coronavirus son una familia grande de virus comunes en los seres humanos y muchas especies de animales. El nombre designado para el nuevo virus es coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave de tipo 2 (SARS-CoV-2). La enfermedad que causa se llama enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19).

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) siguen el número de casos, muertes y vacunaciones a medida que cambia la situación.

 

¿Cómo puedo protegerme a mí mismo y a los demás de contraer COVID-19?

Según los CDC, hay medidas que usted puede tomar para ayudar a reducir el riesgo de infectarse y de infectar a otros:

  • Use una mascarilla que le cubra la boca y la nariz cuando esté cerca de otras personas.
  • Evite el contacto estrecho; manténgase a 2 metros de las personas que no vivan con usted, así como con cualquier persona que esté enferma.
  • Acuda a vacunarse tan pronto la vacuna contra COVID-19 esté disponible para usted.
  • Evite los lugares con mucha concentración de personas como restaurantes, bares y gimnasios.
  • Evite ir a lugares cerrados con mala circulación de aire, o que no permitan el ingreso del aire fresco del exterior tanto como sea posible.
  • Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos, pues esta es una de las mejores maneras de matar los gérmenes en las manos y para evitar propagarlos a los demás. En caso de no haber agua y jabón disponibles, use un desinfectante de manos a base de alcohol con al menos un 60% de alcohol.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca sin haberse lavado previamente las manos, pues en caso de haber tenido contacto con el virus, podría infectarse al permitir que el virus ingrese a su cuerpo.
  • Quédese en casa si está enfermo(a).
  • Cubra su tos o estornudos con un pañuelo desechable y luego deséchelo en la basura, o bien, estornude o tosa cubriéndose la boca con el brazo al nivel del codo. Enseguida proceda a lavarse las manos.
  • Limpie y desinfecte a diario las superficies que toca con frecuencia con toallitas y un rociador de limpieza doméstica habitual. Los productos para limpiar y desinfectar superficies no deberán aplicarse directamente sobre la piel, tomarse por vía oral ni inhalarse hacia los pulmones. Los productos para desinfectar, como el cloro, no deben ser usado sobre los alimentos.

Si usted es una persona con cáncer, sobreviviente o cuidador, hable con su equipo de atención médica contra el cáncer sobre si existen otras medidas de precaución que debe tomar. Se anima a la gente a que aproveche los servicios de la telemedicina en caso de estar disponibles para “acudir a ver” a sus doctores sin la necesidad de ir en persona al consultorio médico. 

Es importante que tenga en cuenta que algunas personas que están infectadas con el virus podrían no tener síntomas, pero aún podrían propagar el virus hacia los demás. Por esta razón, es importante que todos sigan las recomendaciones de los CDC sobre cómo protegerse y proteger a los demás.

 

¿Debo usar un cubre-bocas o mascarilla?

Las personas que no cumplan con su plan de vacunación en su totalidad que usen una mascarilla que cubra completamente su nariz y boca al salir en público, especialmente en lugares donde podrían estar cerca de otras personas. Los cubre-bocas o mascarillas también se recomiendan (o se requieren) incluso en personas que ya estén completamente inoculadas en ciertas situaciones.  Esto podría ser especialmente importante para aquellas personas con un sistema inmunológico debilitado.

Las mascarillas de tela deben tener al menos dos capas de tela y deben ajustarse cómodamente a su cara.

La máscara tiene la finalidad de ayudar a proteger a otras personas, ya que podría transmitir el virus si usted está infectado y no presenta síntomas. Al mismo tiempo, cuando otra persona usa una máscara, también puede protegerlo a usted. Juntos, esto puede ayudar a retrasar la propagación de COVID-19.

Muchas otras autoridades y empresas recomiendan mascarillas o cubre-bocas, y algunas podrían exigirlas. Es mejor consultar con las autoridades locales para ver si su área tiene pautas específicas sobre el uso de una mascarilla en público.

Es importante entender que usar una mascarilla no descarta el distanciamiento social. Aún sigue siendo muy importante conservar una distancia de al menos metros de las demás personas que no formen parte de su hogar, incluso al estar usando una mascarilla, así como continuar lavándose las manos con frecuencia.

Recuerde lavarse las manos antes de colocarse una mascarilla en el rostro, no tocarse la cara mientras la esté usando y volverse a lavar las manos justo después de quitársela.

¿Hay otras recomendaciones que sean distintas para los pacientes con cáncer y los cuidadores?

Los CDC ya cuentan con indicaciones distintas para la mayoría de las personas que ya se encuentran completamente inoculadas (que cumplan con al menos dos semanas transcurridas después de haber recibido su última dosis de la vacuna), las cuales incluyen el no requerir el uso de cubre-bocas y mascarillas en muchas situaciones.

Sin embargo, muchas personas que están recibiendo tratamiento contra el cáncer, especialmente tratamientos como la quimioterapia y el trasplante de médula ósea que pueden debilitar el sistema inmunitario, puede que no cuenten con una protección total incluso tras estar completamente inoculadas. Incluso tras la vacunación, pude que aún requieran continuar tomando medidas de precaución, como el uso de cubre-bocas o mascarilla. Si usted no tiene certeza de que la persona con cáncer o quien le cuida debería usar una mascarilla, comuníquese con su médico o con algún integrante de su equipo de atención médica contra el cáncer.

 

¿Si tengo o tuve cáncer, corro más riesgo de tener COVID-19?

Tener cáncer aumenta el riesgo de COVID-19 grave. También hay otros factores que aumentan el riesgo de COVID-19 grave, como un sistema inmunitario debilitado, la edad avanzada y otros problemas de salud.

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) lleva a cabo un estudio grande de personas con cáncer y COVID-19 para saber más sobre los factores de riesgo de COVID-19 y ayudar a los médicos a ofrecer un mejor tratamiento para las personas con cáncer y COVID-19.

Por ahora, no se sabe si tener antecedentes de cáncer aumenta el riesgo de COVID-19 grave. Las personas que recibieron tratamiento de cáncer deben consultar con los médicos acerca de cualquier preocupación sobre la COVID-19

Si tengo cáncer ahora o tuve cáncer antes, ¿debo vacunarme contra el coronavirus?

Ahora hay varias vacunas para prevenir la COVID-19. Los expertos recomiendan que todas las personas que cumplan con los requisitos para recibirlas se vacunen si no tienen contraindicaciones (es decir, no tienen antecedentes de reacción alérgica grave, como anafilaxia, a cualquier componente de la vacuna). Esto incluye a las personas con problemas médicos preexistentes (como el cáncer) y las personas que participan en estudios clínicos del cáncer. Sin embargo, los participantes de estudios clínicos deben consultar antes con el equipo de investigación del estudio clínico y seguir sus recomendaciones.

Si hace poco recibió tratamiento del cáncer que inhibe el sistema inmunitario (como quimioterapia,  trasplante de células madres o de médula ósea, o terapia celular), el médico tal vez le indique que espere a que el sistema inmunitario se recupere antes de vacunarse.

En los estudios de las vacunas contra la COVID-19 se demostró que la seguridad y la eficacia de las vacunas son parecidas en las personas con enfermedades preexistentes que aumentan el riesgo de COVID-19 grave y en las personas sin estas enfermedades. Además, las vacunas contra otras infecciones, como la vacuna contra la gripe, son seguras y se recomiendan a las personas con cáncer.

Pero en la mayoría de los estudios sobre la COVID-19, se excluyeron a las personas con cáncer, así que se necesitan más datos sobre la seguridad y eficacia de las vacunas contra la COVID-19 en este grupo. Es posible que las personas que recibieron tratamiento del cáncer y otras personas con inmunodepresión tengan una respuesta más leve a la vacuna.

Cada estado del país usa criterios propios para determinar los grupos prioritarios mientras las provisiones de la vacuna son limitadas. Según el estado donde viva, tener cáncer o haber tenido cáncer quizás lo incluya en un grupo de prioridad más alta.  

De todas formas, las personas que se vacunan deben seguir las prácticas recomendadas vigentes para protegerse y proteger a los demás de la COVID-19.

Infórmese más sobre las vacunas contra la COVID-19 para las personas con cáncer.

Fuentes>

https://www.cancer.gov/espanol/cancer/coronavirus/coronavirus-informacion-personas-con-cancer

https://www.cancer.org/es/noticias-recientes/preguntas-comunes-acerca-del-brote-del-nuevo-coronavirus.html